¿FEMENINAS O FEMINISTAS?

wallpaper6La mujer es el elemento fundamental de la familia. Ella hace posible la reproducción de la raza, forman­do y protegiendo al niño que lleva en su vientre. En las etapas posteriores al nacimiento del niño, ella es la encargada de cuidarlo, guiarlo y enseñarle las leyes morales que el niño incorporara.

Debe quedar descartada la visión de que todas las organizaciones o grupos compuestos por mujeres son FEMINISTAS.

El feminismo es la exacerbación casi demencial de creer en que el hombre y la mujer han sido constitui­dos para lo mismo y que por ello las mujeres debemos embarcarnos en una lucha cruenta en contra del hombre, enfrentándonos al orden natural, que es la colaboración entre el hombre y la mujer, cada uno con las tareas que la naturaleza le otorgó para el desarrollo de una sociedad sana.

No es casual que este pensamiento o “movimiento social” haya sido engendrado por los “revolucionarios de 1789”, y que haya visto su desembocadura en las revoluciones industriales y finalmente adoptada por los discípulos del gran Marx. La destrucción de la mujer comienza con estas etapas funestas para la historia. No es muy difícil tomar conciencia de los problemas que trajo la emancipación de la mujer del seno del hogar (basta con ver los trabajos precarios a los que las mujeres se someten para estar a la misma altura que el hombre). Esas mismas mujeres que liberaron a la mujer hoy son las esclavas con cadenas inmortales del nuevo sistema económico mundial. Es que infelizmente creyeron que sus luchas emancipadoras iban a dar muy buenos resultados y no hicieron más que exterminar la esencia propia del género femenino. Hoy nos preguntamos: ¿la libertad femenina a costa de que? No se logro más que la crucifixión para siempre de la madre, aquella que había sido creada para el cuidado de los hijos y

del hogar. ¿Qué mas maravilloso es ser la portadora de tal tarea?, ¿Qué es mas digno que ser la repre­sentación viva de la institución por excelencia que es la familia?

Cuando luchamos por nuestros valores y nuestra esencia pensamos en estos interrogantes y a veces tristemente no nos queda otra alternativa que seguir luchando día a día creyendo en un mundo distinto, tanto para la mujer como para el hombre, pero fundamentalmente para los niños de hoy que serán ma­ñana los soldados de nuestra idea.!

En un mundo en el que la mujer es símbolo de objeto sexual, debemos adoptar cada vez mas aquellos valores y enseñanzas que tenemos anestesiadas, por la industrialización, las revoluciones marxistas, las sociedades judeomasonicas, etc. El mal siempre es el mismo, pero tiene muchas caras…

Por Laika

Leave a Reply